Hábitos saludables

¿Realizas ejercicio?, ¿tienes una alimentación planeada?, ¿duermes bien?, ¿le das importancia al control del estrés en tu vida?, ¿tienes espacios para la diversión?

Seguramente has escuchado la importancia que tienen las acciones dirigidas a favorecer la incorporación de prácticas saludables. Uno de los objetivos de la medicina, es la prevención de las enfermedades mediante la promoción de la salud.

Los hábitos de vida saludables son estilos de vida y de comportamiento, los más conocidos son los que tienen que ver con la alimentación, la higiene, la actividad física y los hábitos no tóxicos, pero hay muchos otros que tienen que ver con actitudes básicas necesarias para la salud mental.

¿Qué significa un estilo de vida saludable?

Por Julio Mayorga, Médico Internista y Endocrinólogo

Tener un estilo de vida saludable es implementar todas las acciones pertinentes en la esfera que tenemos de actividades diarias, con el objetivo de preservar nuestra salud: en el área de alimentación, en el área de ejercicio, en el área psicológica y emocional. En cada una de ellas, lo que tenemos que hacer son diversas estrategias para evitar desarrollar enfermedades que pudieran desencadenarse a lo largo de los años con malos hábitos.

En el caso de la alimentación, comer de una manera balanceada todos los grupos de alimentos de manera racionada y preferentemente vegetales, verduras, frutas.

Realizad actividad física, mínimo treinta minutos al día. El ejercicio puede ser tan simple como salir a caminar. Esta caminata tiene que ser de una intensidad suficiente para sentirse relativamente agitados y eso significa que es una actividad física moderada.

La parte psicológica y emocional tienen un impacto importante en nuestras emociones en nuestro sistema inmunológico y en nuestra capacidad de procesar nuestros alimentos, por ello es recomendable lograr un equilibrio y una paz mental con el objetivo que de esta manera incida de forma positiva en que no desarrollemos enfermedades y ayudar a prevenirlas.

Hábitos saludables en la niñez

Por Julio Mayorga, Médico Internista y Endocrinólogo

Desde la niñez adquirimos el hábito de la alimentación, del ejercicio y el hábito de cómo reaccionamos en nuestras emociones y cómo estas emociones influyen en nuestro pensamiento, en nuestro sistema inmunológico y en nuestro metabolismo. Una de las estrategias recomendadas a los padres es acercarlos a una alimentación sana desde el momento de la ablactación, es decir, desde que se suspende el seno materno.

La alimentación es un hábito, la manera en que comemos en nuestra sociedad, la heredamos a nuestros hijos.

Otro punto es el ejercicio. Si los padres logramos que los niños tengan éstos hábitos desde etapas muy tempranas, vamos a tener niños sanos y por lo tanto adultos sanos y no olvidar la parte emocional, los niños necesitan sentirse queridos, protegidos, aprender a manejar sus emociones, éstas emociones que a veces pueden ser negativas.

Es por eso que debemos lograr que los niños tengan estos hábitos y que se adquieran desde etapas muy tempranas y que esos hábitos se mantengan a lo largo del tiempo.

¿Qué pasa en nuestro cuerpo cuando hacemos ejercicio?

Por Eduardo Guzmán, Nutriólogo y Entrenador personal

Cuando hacemos ejercicio físico de manera regular producimos una serie de adaptaciones a mediano y largo plazo dentro de las cuales se incluyen varios sistemas, desde el musculo esquelético, cardiovascular, respiratorio y metabólico.

Hacer ejercicio disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas y disminuye la mortalidad, independientemente del género y la edad, este beneficio es dependiente de la dosis en función del tiempo y del ejercicio practicado, más allá de un cambio en la composición corporal, al reducir el porcentaje de grasa y aumentar la grasa muscular, el ejercicio modifica el perfil de lípidos con la disminución del colesterol LDL o colesterol malo y mejora el HDL o colesterol bueno.

Por otro lado, hay una mejora en la actitud física, ya que, en el sistema cardiorrespiratorio, el fortalecimiento del músculo cardíaco mejora la eficiencia del corazón para bombear la sangre a cada rincón del cuerpo, sumado a una mayor capacidad de los pulmones para captar y metabolizar el oxígeno del ambiente.

A nivel psicológico, el ejercicio mejora los síntomas de ansiedad o depresión, incluso el ejercicio mejora el desarrollo cognitivo reflejado en el rendimiento escolar en la niñez, esto se traduce en bienestar mental.

¿Qué complicaciones se presentan para las personas sedentarias?

Por Eduardo Guzmán, Nutriólogo y Entrenador personal

Las personas sedentarias tienen en general un gasto energético bajo y por eso es más probable que desarrollen obesidad, al utilizar en su día a día menos energía de la que en realidad consumen en su alimentación.

Además, el desuso muscular provoca la pérdida de fibras musculares de contracción rápida, las cuales producen potencia sobre todo en las piernas, por lo que su disminución limita la capacidad de generar fuerza y la movilidad de las personas.

Otra situación que provoca la inactividad física es una actitud cardiorrespiratoria deficiente, por lo que esfuerzos que deberían ser cotidianos tales como subir escaleras o correr para alcanzar el transporte representan un verdadero reto para el organismo.

Por último, los estudios epidemiológicos señalan que las personas que fueron sedentarias presentan más frecuentemente enfermedades neurodegenerativas tales como la enfermedad de parkinson o el altzhaimer y hasta varios tipos de cáncer, entre ellos cáncer de mama, de colon y de próstata.

La recomendación para las personas sedentarias sería que empiecen a hacer ejercicio poco a poco, que se fijen una meta alcanzable, específica a corto plazo y sobre todo que se asesoren con un profesional de la nutrición y con un profesional del ejercicio que les acompañe en este proceso de cambio de hábitos.

Esquemas de vacunación en México

Por Diana Beatriz Guarneros de Regil, Pediatra Director Médico Asociado en MSD México

Un esquema de vacunación es el completar las dosis necesarias para que alcancemos una inmunidad adecuada y podamos protegernos de las enfermedades contra las cuales estamos siendo vacunados.

La realidad es que nuestro país, afortunadamente, cuenta con cinco cartillas las cuales están clasificadas por el grupo de edad al que correspondemos cada uno de nosotros. Tenemos la cartilla del niño, del adolescente, una cartilla específica para la mujer adulta, una cartilla específica para el varón adulto y una cartilla para el adulto mayor. Cada una de estas cartillas tiene la información de cuáles son las vacunas necesarias para mantener la condición de salud al menos dentro de nuestro país porque hay enfermedades como la fiebre amarilla, que no es una enfermedad que nos impacte directamente a nosotros, pero si tenemos oportunidad de viajar a zonas donde hay un alto peligro de esa enfermedad, deberíamos vacunarnos.

Impacto del estrés en nuestra vida

Por Juan Manuel Romero Villa, Nutriólogo clínico

Uno de los males que aqueja nuestro presente es el estrés, vivimos en un mundo donde todo se tiene que hacer de manera rápida y si no lo sacamos en el momento preciso vamos a tener graves consecuencias.

El estrés no solamente hace que no podamos tener un equilibrio físico y emocional, sino también hace que no tengamos una buena relación con nosotros mismos y con los nuestros,

es por ello que el estrés va a verse representado en un estado de ansiedad que no podemos controlar, causándonos insomnio, impide que podamos hacer nuestras actividades físicas como nos gusta y además no rendir bien en nuestro trabajo, haciendo que tengamos una vida de depresión.

El estrés es importante que lo combatamos con momentos de recreación, con buenos ciclos de sueño, con terapia cuando es necesario y hacer la vida que a nosotros nos gusta. El estrés es un estado que no distingue sexo, edad, ni estatus social, es un mal que nos aqueja a toda la población. El estrés comienza cuando no existe congruencia en tu vida, es decir, cuando no coincide lo que uno piensa con lo que uno siente, con lo que uno hace.

Vivir sin estrés te va a dar una mejor calidad de vida y va a hacer que tengas una mejor relación, no solamente contigo sino con todo el mundo que te rodea.

Importancia de la recreación

Por Juan Manuel Romero Villa, Nutriólogo clínico

Para tener una vida saludable es muy importante tener recreación y esta viene de tener espacios en donde podamos expresarnos y no solamente estemos viviendo en un mundo programado. Es importante saber que tenemos rutinas diarias en nuestra vida como lo es levantarnos, trabajar, cocinar (los que cocinan) y estas rutinas hacen que vivamos en un mundo demasiado programado y estos momentos de recreación hacen que nosotros nos podamos conectar con lo que realmente somos, que realmente nos podamos cuestionar cuales son nuestros gustos personales y eso es lo que hace que podamos conectar con nuestro interior.

Las personas que no se dan tiempo para sí mismas, van a tener un estrés excesivo o van a tender a tener enfermedades cardiovasculares como infartos o problemas circulatorios porque su nivel de presión interna es mayor a las personas que encuentran esa válvula de escape en estas actividades recreativas como el arte, actividades deportivas, de familia, manualidades y otro tipo de cosas que nos permiten regalarnos tiempo de calidad para nosotros mismos.

Alimentación del cerebro

Por Denis Rivera Moreno, Psiquiatra de enlace

Aunque nuestro cerebro ocupa un porcentaje muy pequeño de nuestro cuerpo, consume el 20% de todos los nutrientes que consumimos a diario, la nutrición es muy importante, pero es aún más importante, en las etapas de nutrición de un bebé. Una mala nutrición puede tener consecuencias devastadoras en el desarrollo de una persona.

Las repercusiones que puede tener la mala nutrición en nuestro cerebro van a depender de acuerdo en la etapa a la que sufrió la desnutrición, a lo que me refiero es que entre más pequeña sea una persona, la repercusión en la edad adulta será mayor.

La hidratación es sumamente importante al igual que la nutrición en nuestro cerebro, nuestro cerebro está conformado en un porcentaje muy alto por agua, entonces, es necesario mantenernos hidratados diariamente para lograr un buen funcionamiento cerebral.

Una nutrición balanceada incluye varios tipos de nutrientes, entre ellos las proteínas, las grasas y los carbohidratos, si no tenemos una buena nutrición hay muchos efectos como pueden ser fatiga, mal desempeño tanto laboral como académico porque no es nada más la falta de nutrientes, sino los nutrientes inadecuados.

Sueño, parte fundamental de los hábitos saludables

Por Juan Manuel Romero Villa, Nutriólogo clínico

El sueño es fundamental para que nosotros podamos tener una vida equilibrada y saludable, tener un ciclo de sueño completo es fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, debido a que cuando dormimos, promovemos que, nuestro cuerpo pueda descansar y las células no se inflamen, evitando enfermedades crónico degenerativas.

Así mismo, cuando nosotros tenemos un ciclo de sueño completo apoyamos a que nuestro cuerpo tenga mayor facilidad a adelgazar, precisamente porque las células adiposas cuando están en insomnio producen una hormona llamada leptina que es un supresor del apetito, haciendo que nosotros tendamos a subir de peso y a tener más hambre cuando no conciliamos los ciclos de sueño completo.

Descansar la mente va a ayudar a que puedas tener un ritmo de vida más sano y más equilibrado. Cuando las personas están desveladas, también se produce una hormona que hace que tengas más hambre porque el cuerpo necesita energía para esas horas extras que estás trabajando o esas horas extras que estás viviendo cuando deberías de estar descansando, en un adulto promedio es entre seis y siete horas.

Es importante saber que la salud cardiovascular depende del descanso porque el gasto cardíaco cuando descansamos se ve reducido haciendo que todo nuestro cuerpo pueda tener un descanso generalizado, incluyendo los órganos de nuestro cuerpo.

Hábitos para tener una vida saludable

Por Sandra González Rull, Conductora

¿Qué hábitos debemos practicar para tener una vida saludable? según los especialistas, estos son once puntos importantes:

  1. Practica regularmente una actividad física
  2. Descansa
  3. Alimentación equilibrada
  4. Limita las actividades sedentarias
  5. Hidrátate correctamente
  6. Rutinas de higiene
  7. Salud mental
  8. Socializar
  9. Contacto con la naturaleza
  10. Evita las sustancias tóxicas como alcohol y tabaco
  11. Agradece

Para mantener tu rutina de hábitos saludables debes ser consciente de que es lo mejor para ti, partiendo de esta base, no existe una motivación mayor que la de proteger tu cuerpo y tu mente. Recuerda que la prevención es el mejor tratamiento.

Programa completo

Comments are closed.