Traición, superarla y salir adelante

¿Alguna vez has traicionado o te han traicionado?

Cuando hemos confiado mucho en una persona y nos traiciona, nos deja una herida emocional difícil de sanar. De repente la confianza se desmorona y nos preguntamos ¿quién es realmente esa persona?, ¿qué le hizo faltar a la confianza que le deposité? ¿cómo pudo traicionarme? ¿podré superarlo y volver a confiar?

La traición se produce cuando una persona viola a sabiendas, las normas explícitas o implícitas que rigen la relación, por lo tanto, la traición puede presentarse bajo la cara de la infidelidad, la mentira, la indiscreción, el abandono, el distanciamiento o la frialdad emocional. 

Este suceso por lo regular, nos deja una de las experiencias psicológicas más dolorosas que podemos sufrir en nuestra vida y suele desencadenar emociones negativas como ira, tristeza y frustración. 

Para seguir adelante, la primera obligación de quien es traicionado es la de tratar de recuperar el equilibrio emocional.

Heridas de la infancia

La infancia es una etapa vital que nos puede condicionar para el resto de nuestros días, hay infancias relativamente felices y estables, pero casi todos hemos vivido alguna situación que nos ha marcado, y la traición es una de las experiencias más dolorosas que podemos vivir, no importa si se trata de la pareja, de los amigos, de un miembro de la familia o de uno mismo, siempre que se quiebra nuestra confianza se abre una herida que tarda en sanar y que incluso, a veces no sana nunca. 

La traición que más cala las entrañas es la que proviene de quien nos ha asegurado algo y a la hora de la verdad se comporta de una manera diferente siendo consciente de que está faltando a su palabra, quien es traicionado, prueba el más amargo sabor del engaño, se siente burlado y minimizado porque sus sentimientos, pensamientos y expectativas han sido pasados por alto, no han sido validados.

Personajes traidores de la historia

La Real Academia de la Lengua Española define la traición como la falta que se comete al quebrantar la fidelidad o lealtad que se debe guardar o tener. A lo largo de la historia, la traición ha sido tema de escritores y ha sido descrita como característica de algunos personajes, veamos los siguientes ejemplos:

En el poema de La divina comedia, cuando Dante bajó al infierno con Virgilio y llegó a lo más profundo de ese lugar, vio a los traidores, claro que eso es algo imaginado por este poeta medieval, para quien la traición era el peor de los pecados.

En la antigua Roma, a Julio César se le acredita la frase con la que se despide de este mundo “¿Tú también Brutus, hijo mío?”, lo relevante de esta expresión fue que Marco Tulio “Brutus” fue uno de sus asesinos. Para Dante Alighieri, este parricida representaba la traición a la familia y a la patria, por lo que lo ubicó en el último círculo del infierno para que fuera castigado. 

Literatura universal: Traición

Por José Antonio Valdés Peña, Investigador y crítico cinematográfico

Madame Bovary o más bien, el personaje de Emma Bouvary, surgida de la imaginación de Gustave Flaubert es sin duda, uno de los personajes más importantes de la literatura universal porque logra captar de una manera muy especial la insatisfacción existencial que lleva a la locura y finalmente a la desesperación y a la muerte.

Una mujer, esposa de un médico rural, no está contenta con ese destino, por lo tanto, empezará a vivir una vida que no le pertenece, endeudándose, teniendo amantes a los cuales atosiga y convirtiéndose en una amenaza para ella misma. Posteriormente, traiciona a su marido, traiciona inclusive, a su instinto materno porque su hija queda completamente desplazada de su vida, habla de cómo reacciona esta mujer ante la insatisfacción existencial. 

Es uno de los más grandes personajes de todos los tiempos, desde el punto de vista de Emma Bouvary, no hay traición sino simplemente la asfixia que la impulsa a querer salir de esa vida e inventarse una nueva.

Programa completo:

Comments are closed.