La libertad en la pareja, ¿hasta dónde? – Fernanda Tapia

 

Dice el refrán: ¿Quieres conocer a Andrés? Vive con él un mes. El dicho hace alusión a la realidad de vivir en pareja, ya que hasta que vives con alguien, realmente lo conoces. Pero no todo es malo, también descubres el estilo que prefiere tu pareja en la convivencia día a día, su relación con amigos o familiares y, lo más importante, los espacios que necesita en los que hace su vida independiente de ti.

Hay parejas que se acoplan perfectamente y son capaces de hacer todas sus actividades juntos; hay quienes necesitan tiempo a solas o verse sin ti con sus amigos. Entonces surge la pregunta: ¿hasta dónde debo de darle libertad a mi pareja? La respuesta es tan sencilla como complicada: “hasta donde te sientas bien y la relación funcione”. La verdadera clave es la construcción de acuerdos.

Por ejemplo, pongamos un caso extremo como el de las parejas que acuerdan tener encuentros sexuales con terceros; suena bastante complejo, pero es posible que funcione gracias a los acuerdos. Según la Asociación Española de Sexología Clínica, entre el 5 y el 8 por ciento de las relaciones estables podrían considerarse como parejas abiertas, en las que el sexo con terceros se permite.

Los acuerdos funcionan como una herramienta para que las parejas expresen sus necesidades y construyan parámetros para definir los límites de lo que aceptan y no en su relación; es decir, las reglas del juego, que pueden definir temas desde lo económico y la salud, hasta el sexo y la intimidad.

Si algo en tu pareja te causa estrés, te incomoda o francamente te molesta, es preferible platicarlo y llegar a un acuerdo. Sólo recuerda que la clave para una buena negociación en pareja, es ponerse en los zapatos del otro.

Programa completo

Comments are closed.