Salud mental: Familia

Mamá, papá, ¿sabes que, si tus hijos o hijas quieren comprobar que los ovnis existen, pueden ir a google y encontrar 841 mil páginas web para confirmar su existencia? ¿O que, si quieren saber sobre las vacunas, pueden escribir en el buscador y encontrar 2 millones 580 mil sitios web?

¿A dónde queremos llegar con esto? A que hoy en día, podemos confirmar lo que queremos escuchar, no hace falta más que acudir a google, prácticamente podemos encontrar tanta información manipulada que, si queremos comprobar que la tierra es plana, la vamos a encontrar. El peligro de esto es que tanta sobreabundancia de información en lugar de hacernos libres, nos ata a la incertidumbre, a la ansiedad y al miedo, en una palabra, afecta nuestra salud mental.

Hoy nuestros hijos tienen que asumir a vivir un pensamiento crítico que les ayude a vivir libres de rumores, prejuicios y de estereotipos. El punto es que para que ellos lo puedan hacer, tenemos que comenzar nosotros los adultos, una postura de pensamiento crítico ante la vida puede favorecer que tengamos salud mental.

Trampas mentales

¿Alguna vez alguien te ha dicho que tienes mariposas en la cabeza? Son esas ideas que sin ser serias ni concretas, nada más nos distraen de la realidad. Algo similar ocurre con las trampas mentales que nos contamos a nosotros mismos para comprobar que nosotros y solo nosotros tenemos en cualquier momento la razón.

Matteo Motterlini en su libro “Trampas mentales” nos dice, cuando no tenemos suficiente información o bien, nos faltan posibilidades para entender bien algo, lo que vamos a hacer es elegir aquella información que secunde nuestra necesidad de certidumbre y que, además, corrobore nuestra autoestima.

En otras palabras, muy pocas veces vamos a buscar o a escuchar información que nos contradiga y menos vamos a aceptar aquélla información que nos haga sentir menos valiosos o como unos ignorantes. Las trampas mentales tienen el objetivo de proteger nuestras creencias y autoestima.

Programa completo

Comments are closed.